publicidad

publicidad

Un crush es un enamoramiento intenso que sientes por una persona que te gusta mucho. Y sí, todos estamos expuestos a padecer uno. Cuando estás crusheado con alguien, todo el tiempo piensas en esa persona, te encanta estar cerca de ella, sientes una atracción muy intensa algo inexplicable, único y raro.

Vaya, estás casi obsesionado con ella o con él.  Y no importa si tienes una pareja, te puede pasar y no necesariamente significa que tu relación vaya mal o esté por terminar.

¿Tener un crush de adulto afecta las relaciones?

Tener un crush de adulto puede decir mucho de ti. Por ejemplo, puede representar necesidades propias no satisfechas, de acuerdo con lo que dice la doctora Jennifer Freed, psicóloga-astróloga.

Para Freed, los crush con personas pueden personificar deseos inconscientes que se han descuidado en la búsqueda de ser plenamente conocidos y expresados. Así que no tomes a mal ser un adulto con un crush, sino como una oportunidad de conocerte y crecer.

Aquí te dejamos algunos de los beneficios de una obsesión amorosa:

Identificación de deseos reprimidos donde la persona que te crushea suele tener entre sus características una proyección de lo que tu propia psique reprime. Eso que te gusta en alguien más puede revelar aquello que deseas amar más en ti, ya sea física o psicológicamente.

Ayudan a romper lo aburrido de la vida diaria y rutinaria ya que tener un crush implica estar un poco obsesionado con alguien y la simple energía de esa obsesión puede animar el día a día más de lo que te imaginas.

Te hacen sentir sexy Cuando, en secreto (porque los crush suelen ser así), piensas en las posibilidades con esa persona, puedes comenzar a sentirte más inspirado para arreglarte o incluso más sexy, más atractivo.

Así que ya sabes, un crush no necesariamente es negativo. Al contrario, puede darle un giro emocionante a tu vida y ayudarte a conocerte más, a salir de lo aburrido y vivir mejor.

A %d blogueros les gusta esto: