¿tenemos olvidada a la pluma estilográfica?

¿queremos de verdad conservar las herramientas de escritura con historia?

Menos Smartphone o Notebook y más escritura a mano, la pluma estilografica es una herramienta de escritura pensada tambien para los jovenes y un material escolar más ecologica que un boligrafo de usar y tirar.

Por si no lo sabias te cuento:

Una pluma estilográfica (también llamada estilógrafo o pluma fuente) es un instrumento de dibujo técnico y escritura que contiene un depósito de tinta líquida compuesta principalmente de agua.

Pluma estilográfica EyeDropper

Una curiosidad; ¿sabes que Divine Design es la primera marca alemana que ha fabricado en serie una pluma estilográfica con el sistema eye dropper en la época moderna?

Con la pluma estilográfica EyeDropper de Divine Design puedes recargar la tinta directamente en el cuerpo de la pluma o seguir utilizando los cartuchos de tinta para plumas estilográficas.

Tambíen os dejo una fotos por si la pluma estilografica (estraña herramienta de escritura) no os suena de nada.

La tinta permanece dentro del depósito, debido a la presión atmosférica, y alimenta el plumín (la pieza en contacto con el papel) por capilaridad (los líquidos viajan desde un conducto ancho hacia uno estrecho, una ley de la física).

El plumin

¿pero que es eso del plumin?

El plumín de una pluma estilográfica, también denominado plumilla, está hecho generalmente de acero inoxidable u oro.

También los hay para ricos, es broma, pero si existen estilográficas con plumines hechos de metales nobles que aportan más calidad a la pluma. Los de oro están bañados en una aleación que suele ser de un metal del grupo del platino. Erróneamente, este material a menudo se denomina iridio, aunque raramente se utiliza este metal en las aleaciones. El plumín de acero tiene una cobertura más resistente, pues el punto del plumín se desgasta más rápidamente por la abrasión del papel.

En el centro de plumín existe un pequeño agujero, denominado respiradero, que permite el intercambio de aire por tinta en el depósito. El plumín acaba en un punto donde la tinta es transferida al papel. Las plumas anchas de caligrafía pueden tener varias hendiduras para ayudar a distribuir la tinta por todo el borde.

El tamaño si que importa

El plumín suele terminar en un punto redondo de varios tamaños (fino, medio, ancho), aunque también existen otras formas, como oblicuo, oblicuo reverso, itálico, etc. Aunque el ancho de la escritura depende de muchos factores (tipo de papel, presión, densidad de la tinta…) puede ser referente una relación como la que sigue:

EF – 0,6 mm – Extrafino
F – 0,8 mm – Fino
M – 1,0 mm – Medio
B – 1,2 mm – Grueso

Asimismo, hay que resaltar que, por lo general, los puntos de las marcas japonesas son algo más finos que los de las europeas. Por ejemplo, un F de una marca europea equivaldría grosso modo a un M de una japonesa.

Pues ya lo sabes casi todo. Si se te ocurre algo más compártelo en tus redes. Hasta pronto.